LEY DE PROTECCIÓN DEL INGRESO FAMILIAR EN TRAMITACIÓN URGENTE

El Presidente Sebastián Piñera junto al Ministro de Hacienda anunciaron medidas económicas extraordinarias para proteger la salud, los ingresos y el trabajo de las familias chilenas.

Las medidas en su conjunto movilizarán en los próximos meses recursos fiscales por hasta US$11.750 millones de dólares, transformándose en un paquete de medidas económico-social inédito en la historia de Chile. Esto ha sido posible por la prudencia y responsabilidad fiscal y financiera del país.

Las medidas tienen como objetivo abordar tres ejes: (1) Reforzar el Presupuesto del Sistema de Salud; (2) Proteger los ingresos familiares; (3) Proteger los puestos de trabajo y a las empresas que los generan.

En este contexto, hoy se está presentando en la comisión de hacienda del Senado la ley de protección del ingreso familiar. En esta se contempla poder garantizar el pago de ingresos de quienes por motivos de la emergencia deban permanecer en su hogar sin posibilidad de realizar las labores a distancia.

En detalle, Cuando el trabajador en el marco de esta emergencia y por mandato de la autoridad sanitaria deba permanecer en su hogar sin posibilidad de realizar sus labores a distancia (teletrabajo), se permitirá la suspensión temporal de sus funciones en la empresa, así como el pago de sus remuneraciones por parte de su empleador. En estos casos, se mantendrá el vínculo contractual y todos los derechos laborales correspondientes, pero el trabajador pasará a recibir ingresos desde el seguro de cesantía de acuerdo con las reglas de este mismo bajo criterios más flexibles de elegibilidad. Por su parte, mientras se mantenga esta situación excepcional, el empleador mantendrá la obligación de pagar las cotizaciones previsionales y de salud del trabajador. Para garantizar la sostenibilidad del fondo de cesantía solidario, el Fisco enterará, a medida que éste lo requiera, hasta US$2.000 millones de dólares.

Además, se tramita hace un tiempo en el congreso, una ley de flexibilidad laboral, que permitiría la reducción de la jornada de trabajo en hasta un 50%, permitiendo que el seguro de cesantía complemente los ingresos para que estos no caigan bajo el 75% de la renta del trabajador.

“Estas medidas, aplicadas en su conjunto, buscan evitar que se destruyan empleos mientras se mantiene el vínculo y los derechos laborales del trabajador, y se asegura una fuente de ingreso extraordinaria mientras dure esta situación de emergencia. Confiamos en la buena disposición de todos los sectores para que esta ley sea aprobada dentro de los próximos días”, dijo Daniela Carlin, seremi de Hacienda.

Abrir chat