VIÑATEROS DEL VALLE DEL ITATA TENDRÁN ETIQUETAS PARA SUS VINOS

La sabiduría de los productores vitivinícolas de la zona fue el principal insumo para la creatividad de los jóvenes. 28 viñateros del Valle del Itata que no tenían etiquetas para sus vinos, o que necesitaban actualizarlas, trabajaron de la mano con alumnos de tercero y cuarto año que cursan la carrera de diseño gráfico.

“Yo nunca he tenido marca porque vendo vino a granel y el resto de la uva al mercado. A ver si con esto nos va mejor con las ventas”, cuenta Omar Fernández, viñatero de Lomas de Peñaflor de Ninhue.

Para Sebastián Valenzuela, estudiante de tercer año de diseño gráfico “esta es una maravillosa oportunidad para ver cómo será nuestro empleo más adelante. Con don Omar hemos hablado de la marca, pero también de vida personal, de cómo produce y de cómo vive. Esto es muy importante porque así puedo trasmitir eso en la marca”.

El workshop donde se reunieron viñateros y alumnos se realizó en el Segundo Encuentro de Economías Creativas de Ñuble realizado en la Viña Prado de Portezuelo. La actividad fue organizada por la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la nueva región y contó con la colaboración de la Escuela de Diseño Gráfico de la Universidad del Biobío.

Bajo el lema “Tradición e Innovación en la Valle del Itata”, la iniciativa buscó promover el aporte de las artes en el desarrollo productivo del país. “Este año nos quisimos salir de la capital regional y nos trasladamos hasta el Valle del Itata como una manera de entregar mayor cobertura al territorio por parte de programas del Estado a la zona de rezago. Las culturas, las artes y el patrimonio son un capital social, pero también son un capital que sirve para el desarrollo económico”, expresó la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, María Soledad Castro.

“Cuando hablamos de eficiencia de la inversión pública justamente hablamos del trabajo articulado de los distintos servicios del Estado para promover distintas actividades económicas y las culturas y las artes no están alejadas de ello. La producción local del Valle del Itata es muy buena, pero muchas veces encontramos deficiencia en la presentación del producto y aquí las artes son fundamentales para apoyar en áreas como el marketing”, explicó el seremi de Economía, Fomento y Turismo, Roger Cisterna.

Además del workshop de diseño de etiquetas, el encuentro contó con otros dos  servicios paralelos. En el escenario central se desarrollaron las charlas entre las que destacó la presencia del especialista líder de la División de Competitividad e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo, José Miguel Banavente. También expusieron viñateras del Valle del Itata que han tenido éxito con sus negocios, docentes de la Universidad del Biobío conversaron sobre la importancia del branding e Inacap participó con una master class de cocina patrimonial.

“Las economías creativas participan en varias dimensiones. En el caso chileno las cifras indican que implican entre el 1 y 2% de la masa de empleo y el 2% del PIB. Son principalmente empresas pequeñas, pero que pueden vender bastante”, explica el especialista del BID.

En otro sector del recinto, diversos servicios del Estado vinculados a las economías creativas estuvieron atendiendo las dudas del público asistente y entregando información sobre fondos, asesoría técnica y sus requisitos. Entre los servicios se entuvieron Sercotec, Inapi, Sernatur, Indap y Prochile.

Abrir chat