SEREMI DE SALUD INICIA DOS SUMARIOS POR ÚTILES ESCOLARES SIN ETIQUETADO

Una fiscalización a librerías e importadoras chinas realizada por la Autoridad Sanitaria, arrojó el inicio de dos sumarios sanitarios por incumplimientos al DS 374, sobre uso infantil de pintura; y DS 144 relacionado con el uso de solventes orgánicos nocivos para la salud.

Marta Bravo, seremi de Salud, explicó que la Unidad de Gestión Ambiental, detectó en la importadora oriental “Xin Xing”, ubicada en Arauco 665, detectó la comercialización de pegamento en barra y corrector líquido, sin los etiquetados correspondientes. “Además se constató presencia de acuarela sin documentación que acredite análisis de laboratorio que indique límite máximo permisible de plomo en pinturas”, agregó Bravo. Por ello, se retuvo la totalidad de los artículos, hasta que se etiqueten correctamente de acuerdo a normativa vigente (en español y con advertencias).

Otro local donde se constató algún tipo de anomalías fue “Regalopolis”, en cuya sección de librería, se constató también la venta de corrector sin etiquetado, además de acuarela sin acreditación de límite máximo de plomo, por lo que se inició un sumario.

“El llamado a los padres es revisar los productos de las lista de útiles y sus etiquetados, los cuales deben estar en español y con letra legible. Los títulos tienen que estar impresos en color negro con fondo blanco, dispuestos en forma horizontal. En los envases tiene que estar cuál es el uso del producto e indicaciones de seguridad como medidas de primero auxilios en caso de inhalación, el contacto con la piel, ojos e ingesta, además de la información toxicológica y las precauciones para su manipulación”, añadió Bravo.

Otros artículos fiscalizados son las siliconas líquidas, barras adhesivas y diversos tipos de pegamentos. En materia de plomo, la fiscalización se centra en asegurar que las pinturas tales como temperas, acuarelas y productos similares no contengan una concentración de plomo superior a 0,06% en peso, expresado como plomo metálico, determinado en base seca o contenido total no volátil; y en materia de tolueno, los procesos de control radican en asegurar la producción, importación, distribución y venta de adhesivos y pegamentos de uso doméstico e industrial que contengan el elemento, debido a que este solvente orgánico es tóxico y sus efectos actúan sobre el sistema nervioso central, con efectos neurológicos irreversibles.

Toxicidad

El plomo y sus compuestos son reconocidamente tóxicos y algunas de sus formas químicas están consideradas como agentes posiblemente cancerígeno para el hombre. La exposición al plomo a temprana edad determina cambios irreversibles que causan diversas alteraciones durante la edad adulta, sin que se produzcan necesariamente efectos agudos previos, debido al comportamiento acumulativo del plomo.

El tolueno es un solvente orgánico reconocidamente tóxico, cuyos efectos se producen principalmente sobre el Sistema Nervioso Central causando secuelas neurológicas irreversibles y muerte. Su inhalación es una causa importante de encefalopatía especialmente en niños y puede llevar a daños neurológicos permanentes. El uso inadecuado debido a la inhalación intencional de adhesivos y pegamentos que contienen tolueno, representa un serio problema de salud pública, principalmente por sus efectos psicotrópicos y adictivos. La intoxicación aguda, producida por inhalación intencional, puede causar muerte por cardiopatía.

“Además, se controla que los productos que tuvieran solventes orgánicos llevaran impreso o etiquetado la leyenda “Úsese en ambientes ventilados” y “La inhalación frecuente y prolongada de este productos genera daños irreparables a la salud”; además de prohibir la venta de adhesivos y pegamentos que contengan solventes a menores de edad”, explicó Bravo.

Respecto al Reglamento de Almacenamiento de Sustancias Peligrosas, se controla que los adhesivos que contengan alguna sustancia peligrosa, como metanol o etanol, deben etiquetar sus productos. Para envases menores a 250 ml deben incluir pictograma y clase o división de peligro correspondiente a la sustancia que le otorga la característica de peligrosidad; mientras para envases mayores a 250 ml, deben incluir etiqueta que señale nombre químico, identificar cada una de las sustancias que aporten peligrosidad a un producto o mezcla peligrosa, identificador del proveedor, antecedentes del fabricante, medidas de primeros auxilios relativas a la ingestión, inhalación, contacto con la piel u ojos; información toxicológica sobre efectos agudos y crónicos asociados a la ingestión; precauciones para la manipulación y almacenamiento seguro; teléfono e identificación de centros de información toxicológica específica.