DIPUTADO SANHUEZA VALORA CREACIÓN DEL MINISTERIO DE FAMILIA Y DESARROLLO SOCIAL

La nueva cartera velará no sólo por las personas y grupos vulnerables, sino también por las familias, profundizando el diseño y aplicación de las políticas públicas, planes y programas sociales.

Luego de más de cuatro meses de discusión parlamentaria, finalmente fue aprobado esta tarde el proyecto que modifica la Ley N° 20.530, que transforma al actual Ministerio de Desarrollo Social en el “Ministerio de Familia y Desarrollo Social”.

El diputado Gustavo Sanhueza, quien además integra la Comisión de Familia y Adulto Mayor, valoró la iniciativa, indicando que “este proyecto garantiza que dentro de los sujetos de atención por parte del Estado, además de las personas y grupos vulnerables, se considere a la familia como el núcleo fundamental para el diseño y aplicación de programas sociales”.

En relación al campo de acción del ministerio, Sanhueza sostuvo que esta ley no solo se debe traducir en un cambio de nombre o en una visión filosófica determinada. “Se requieren innovaciones para plasmar esta nueva concepción de familia en la oferta programática del ministerio, así como en la coordinación interministerial de las políticas públicas de protección social”, dijo.

Las normas promovidas por la iniciativa legal buscan, además, adecuar las funciones del nuevo Ministerio, de modo que atienda no solo la situación o problemática del individuo, sino que también la de su entorno familiar; fortalece el rol del Sistema Intersectorial de Protección Social y faculta al Ministro o al funcionario de esta cartera que se designe, para constituirse como presidente del directorio de la Fundación de las Familias.

“La familia es el lugar donde por esencia las personas reciben amor, sustento, protección y seguridad. Por ello, este proyecto de ley que crea el Ministerio de la Familia y Desarrollo Social, apunta a la felicidad de las personas como el gran objetivo y corazón de nuestras prioridades”, finalizó el diputado Gustavo Sanhueza.

El proyecto de ley fue aprobado por 139 votos a favor y dos en contra, siendo despechado el Senado de la República para su pronta discusión.