GOBERNADORA DE ITATA DESTACÓ TÉRMINO DE LA RECONSTRUCCIÓN DE LA PARROQUIA DE QUIRIHUE

Esta mañana la Gobernadora Rossana Yáñez participó de la misa que recordó los 300 años desde el primer bautizo en la Parroquia “Dulce Nombre de Jesús”, con la que se dio por finalizadas las obras de reconstrucción del templo que fue destruido por el terremoto del 2010.

Construida el año 1721, la Parroquia Dulce Nombre de Jesús está ad portas de celebrar 300 años. Afectada gravemente por el terremoto de 1939, el evento telúrico de febrero del 2010 terminó por destruirla casi por completo. En septiembre del año 2012 se puso la primera piedra para la reconstrucción del templo, que hoy ya está finalizada.

Para marcar este hito importante de la reconstrucción iniciada post terremoto por el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, esta mañana el administrador apostólico de la Iglesia Católica en Ñuble, padre Sergio Pérez de Arce, celebró una eucaristía que junto con dar término oficial a la reconstrucción de la parroquia, también recordó los 300 años del primer bautizado.

En la actividad el cura párroco de la capital provincial de Itata, padre Rodrigo Uribe, estuvo acompañado por la Gobernadora de la Provincia, Rossana Yàñez Fuller, quien desató este importante hito para la comunidad católica de Quirihue. “Ha sido una ceremonia muy emocionante, realmente felicitar al padre como a toda la comunidad por estar inaugurando esta parroquia que es un hito producto del trabajo en conjunto y se refleja todo el cariño y amor que hay en toda la comunidad. Este importante edificio que es parte del la historia y patrimonio de la comuna de Quirihue”, enfatizò la Gobernadora Rossana Yàñez.

Para el administrador apostólico del Obispado de Chillán, con esta reconstrucción “seguiremos reconstruyendo nuestra iglesia, el pueblo de Dios. La iglesia debe construirse día a día y todos debemos ser más misionero y esto sea un signo de la iglesia que sirve, se entrega y ama cada día mejor a nuestros hermanos”.

La parroquia Dulce Nombre de Jesús fue demolida a pocas semanas del megasismo que destruyó gran parte del país, recibiendo aportes iniciales del Arzobispado de Colonia (Alemania) a través de Fundal, que se sumaron a los que también hicieron los propios feligreses.

La inversión para recuperar el destruido templo católico, bordeó los $430 Millones de pesos y el diseño fue donado por una oficina de arquitectos. ”Agradecer primero al Gobierno del Presidente Sebastián Piñera que nos dio el primer impulso aportándonos la primera suma de dinero para la reconstrucción, y sin duda el valioso y clave aporte de la comunidad que hoy hace que nuestra parroquia vuelva a estar en pie”, dijo por su parte el padre Uribe.

La histórica parroquia Dulce Nombre de Jesús de Quirihue en la provincia de Ñuble fue uno de los 650 inmuebles dañados en la comuna, pues su fachada e interior están severamente deteriorados.